La detención que dispuso el Juzgado Penal de Garantías sobre el presidente del PLRA, Efraín Alegre, fue una manera de trasladar los flashes hacia otro lado que no sea el Poder Ejecutivo y la serie de cuestionamientos hacia la administración, según dijo Kattya González.

Compartir en: