Un conocido abogado de Encarnación denunció a la doña por supuestamente vender dos veces una propiedad. También está involucrada la sobrina de la señora.

Felipa Acosta, de 92 años, por fin se liberó de un interminable proceso judicial en el que la metieron con la intención de quitarle la casa, según su abogada Lorena Bianchetto.

Todo comenzó cuando su sobrina Carmen Velázquez y su esposo Héctor Galeano quisieron tomar posesión del terreno que les vendió la abuela, pero el abogado Luis Troche se presentó como el dueño.

Troche denunció a ña Feli por estafa porque supuestamente vendió dos veces su inmueble, ubicado en el barrio Santa María de Encarnación por G. 25 millones y presentó un recibo común como prueba. En tanto que a Velázquez tenía papeles de escribanía, pero el letrado aseguró que eran documentos falsos.

El abogado denunció por tres cargos a las dos señoras, atropello de domicilio, invasión y producción de documentos no auténticos.

En el transcurso de la investigación comenzaron a saltar pistas. Pillaron que la principal sospechosa de vender el terrero era Alicia Velázquez, otra sobrina de la abuelita, que también es abogada.

«No esperé eso de ella (de su sobrina). Habrá estudiado para joder a la gente. Pero ahora estoy bien. Agradezco que hayan dado la razón a quien verdaderamente la tiene», dijo en la mañana de este martes doña Felipa a TVS Encarnación, aunque adelantó que perdona a ambas personas por el lío en el que la metieron.

Finalmente, los jueces dictaminaron que una boleta común presentada por el denunciante no podía ser prueba suficiente de una compra y acusar de estafadora a la abuela.

El caso fue muy sonado porque la Fiscalía elevó a juicio oral el caso contra la abuelita que en ese entonces tenía 90 años. Fuente: EXTRA

Compartir en: