Ingresos legales millonarios  e ingresos millonarios “ijykepe” (al “costado”) convirtieron al periodista Carlos Báez Parzajuk en uno de los potentados del ámbito periodístico local.

Según datos a los que accedió el Popular, el sueldo de Baéz como capo máximo del holding de Vierci estaba en el orden de 70 millones de guaranies. Ello incluía un porcentaje en concepto de una porción de publicidad que el mismo ingresaba, Pero los “extras” por publinotas, entrevistas direccionadas y otros artilugios de propaganda, disfrazados de periodismo, elevaron las arcas personales del comunicador a niveles relevantes.

La necesidad de bancarizar sus ingresos extras, y el afán de rehuir el pago de impuesto a la Renta Personal por ellos, fue el comienzo del fin de la caída de Baéz.
El 20 de julio del 2020 la Secretaría de Estado de Tributación detectó que Carlos Báez declaró un gasto de 550 millones de guaranies, con una de las miles de facturas falsificadas por un grupo criminal dedicada a vender documentos falsos para eludir el pago de impuestos.

El titular de la SET, Oscar Orué, salió a dar una confusa explicación sobre lo publicado por el Popular.

Dijo que la información publicada por el Popular era “imprecisa” (no errada ni falsa) porque la SET no acusó a Báez Parzajuk.  Este no fue acusado porque obtuvo la “gracia” de rectificar su declaración y salvar así (temporalmente) el escándalo.

Tras “enviarle” de vacaciones al periodista, el Grupo Vierci resolvió desvincularlo. La razón es obvia: el caso tiene aristas que puede explotar no sólo al interior de la empresa liderada por Don Antonio,  sino terminar en un tsunami que podría arrastrar a los “amigos del gobierno”.

Fuente: POPULAR
Compartir en: