Ebrio, el autor, quiso pasarse con la doña y ella pidió auxilio.

Dos cuadras condujo Líder Antonio Ruiz Díaz (28), retornó en “U” y regresó para tomar revancha.

Entre la rabia y los nervios de haber quedado con desventaja en número, a bordo de su auto se sintió poderoso e intentó arrollar a un grupo de jóvenes, los mismos que minutos antes evitaron que golpee a su exesposa.

Todo comenzó cuando, en plan de amigos, Líder Antonio compartía tragos con Edith San Martín Cáceres, en la casa de ella situada en el km 9 de Ciudad del EsteAlto Paraná.

“Ya pasado de tragos, empezó a querer propasarse con ella, creyendo que tenía derecho por ser su expareja. La señora le quiso cerrar la puerta, entonces le amenazó con quemar la casa”, relató el fiscal Luis Trinidad.

En ese momento, la mujer, asustada abrió la puerta y corrió hacia una cancha de vólley aledaña a su casa, donde vecinos se disputaban un partido y pidió auxilio a los jóvenes que jugando allí.

Entonces, uno de los muchachos se interpuso entre él y la doña, evitando que la lastimara y le pidió que se vaya.

Ofuscado, el exmarido, se enfrentó a golpes con el joven y otros diez muchachos intervinieron en la pelea, hasta que el ebrio decidió retirarse de allí.

“Ellos salieron como para irse de nuevo a la cancha y a dos cuadras se fue, se dio la vuelta y sin que se percaten los jóvenes se dio la vuelta”, expresó Trinidad.

No pudo huir

Cuando se dieron cuenta que venía a toda velocidad hacia ellos intentaron esquivar el impacto, pero Ángel Rubén Duarte (35) no pudo escapar y fue arrollado.

La víctima fue lanzada al menos tres metros por delante, mientras el autor huyó del sitio. Ángel fue auxiliado al hospital Regional donde se constató su deceso.

“Primeramente pensamos que fue arrollamiento accidental, al acudir nuevamente al lugar supimos cómo realmente sucedieron los hechos”, dijo el fiscal de la causa.

Negó y dijo que “solo se defendió”

El 23 de febrero, Líder se entregó y a partir de allí inició la investigación. Él alegó ante el fiscal de la causa que supuestamente los jóvenes lo acorralaron y por eso tuvo que arrollar a la víctima en un intento por escapar de ellos.

El detenido fue imputado por homicidio doloso y omisión de auxilio, debido a que dejó tirada en el pavimento a su víctima. El fiscal pidió que vaya directo a prisión. El detenido quedó a cargo del Juzgado. Fuente: EXTRA

Compartir en: