El vecindario no sabía que el cable suelto seguía electrificado, hasta que la mascota cruzó la calle. Una anciana también recibió la descarga, pero logró salvarse.

Un perrito que murió electrocutado dejó con piel de gallina a los pobladores del barrio Ykua Pa’i Diagonal de Santaní, San Pedro, pues ellos creían que el cable suelto de la ANDE ya no tenía electricidad.

Según el presidente de la comisión vecinal, el nutricionista Jorge Vargas, los pobladores ya habían llamado a la ANDE a comunicar el hecho, por lo que pensaron que ya no era peligroso. “Este perrito entregó su vida tristemente y su sacrificio salvó a muchas personas que creían que el cable ya no tenía electricidad”, manifestó Vargas.

Una abuelita, que caminaba por el empedrado, también fue alcanzada por la corriente eléctrica a varios metros del cable suelto. “Gracias a un vecino, que con un palo logró alzarle sobre la vereda, no se electrocutó mal la ancianita, porque como estaba húmedo, todo el empedrado tenía electricidad”, lamentó.

Vargas señaló que gracias al perrito se salvaron muchas vidas, pero lamentó la actuación de la ANDE. “Esa calle es muy transitada, porque sale en la Terminal de Santaní, yo salí de mi casa y pasé rápido esa zona, luego a 4 cuadras vi el camión de la ANDE y los funcionarios hablando con otras personas ‘socializando’, por lo que me atreví a decirles cuándo van a solucionar el problema del cable suelto. Es una vergüenza que jueguen así con la vida de las personas”, cuestionó. Fuente: EXTRA

Compartir en: