Luego de aproximadamente cuatro horas de un amotinamiento en la Penitenciaría Nacional de Tacumbú, los reclusos procedieron a liberar a los guardiacárceles que habían sido tomados de rehenes.

«Los internos niegan existencia de fallecidos, ya hay una calma, se comprometieron a mantener la calma a cambio de que no haya represalias y piden igualdad para todos en el trato de todos los centros penitenciarios del interior del país», expresó.

Dijo que la población pidió explicaciones sobre el traslado del interno Orlando Efrén Benítez, registrado en la mañana de este martes.

Aseguró que un guardiacárcel fue derivado a un centro asistencial debido al gas lacrimógeno.

Los reclusos exigieron que la Policía Nacional abandone el centro penitenciario, por lo que la ministra se retiró del sitio, al terminar la reunión.

Por su parte, el comisario Silvino Leguizamón informó que hay una presunción de que habría dos fallecidos dentro del penal, por lo que el Ministerio Público ingresará en el sitio para confirmar la veracidad del hecho.

El caso

El amotinamiento en el interior de la Penitenciaría Nacional de Tacumbú se registró alrededor de las 16.30 de este martes. Se trató del segundo amotinamiento registrado en la jornada.

Las personas privadas de libertad habían tomado de rehenes a 19 guardiacárceles y exigieron la presencia de la ministra de Justicia, Cecilia Pérez, para negociar la libertad de los funcionarios.

En el transcurso de la tarde, los reclusos exigieron la presencia de los medios de comunicación en el interior y tras la presencia de los periodistas, soltaron a dos de los guardias identificados como Néstor Pereira y Miguel Barrios, quienes contaron que en total fueron 19 los «acorralados».

Los funcionarios manifestaron que no fueron agredidos por los internos y exigían la presencia de la ministra de Justicia para una solución.

La ministra Cecilia Pérez había explicado que el amotinamiento fue en represalia al traslado del recluso identificado como Orlando Efrén Benítez, un conocido asaltante, hasta la sede de la Agrupación Especializada de la Policía Nacional.

El traslado se produjo luego de que las autoridades del Ministerio de Justicia recibieran la información de que Benítez sería uno de los cabecillas de un plan de fuga. Los reclusos habían exigido que el hombre vuelva a ser llevado a Tacumbú.

El mencionado interno ya se había fugado de penitenciarías en otras oportunidades y es considerado un asaltante de “alta peligrosidad”.

Los reclusos habían quemado colchones en el sector del tinglado, por lo que tuvieron que ingresar bomberos voluntarios de varias compañías, quienes lograron sofocar el fuego.

Familiares de las personas privadas de libertad llegaron hasta el penal para exigir a las autoridades conocer el estado en el que se encontraban sus familiares. Fuente: Ultima Hora

Compartir en: