De la tremenda rabia que le dio, la mujer tuvo un derrame facial.

Dos celulares, 3.000.000 de guaraníes, una tarjeta de cobro de salario y las cédulas de un paciente y su hija fueron el botín de alguna persona inescrupulosa.

El robo ocurrió el sábado de madrugada en el albergue del Hospital Nacional de Itauguá.

Afectados piden más seguridad en el predio

Luis Rodrigo Galeano contó a Diario EXTRA que su hermana Nanci Galeano estaba cuidando a su papá de 65 años hospitalizado por COVID-19, pero a ella le dio un derrame facial por lo que pasó y también quedó internada en observación.

El hermano tuvo que viajar desde Capiibary para cuidar a ambos y para pedir el circuito cerrado, que resultó que en esa parte no había.

Gastaron mucho

Esos 3.000.000 eran para pagar las sesiones de fisioterapia del papá, las necesita porque pasó mucho tiempo en terapia intensiva. Pero Luis Rodrigo contó a Diario EXTRA que el COVID-19 ya les hizo ver en figurillas desde antes.

Don Luis Alberto Galeano casi falleció en Capiibary y le llevaron de urgencia a Asunción, al primer lugar que encontraron.

“Cuando se llama a buscar cama, siempre se pierde una o dos horas, mi papá estaba muy mal y para no perder tiempo nos fuimos al sanatorio Santa Julia, porque nos comentaron que tenían convenio con el Ministerio de Salud, pero llegamos y resulta que no tenía, y ya le internamos igual”, relató.

Pasó cinco días ahí y la deuda llegó a 68 palos.

La familia sacó un préstamo de 40 millones y la comunidad capiibaryense organizó una maratón solidaria para alcanzar lo que faltaba.

Dijo que buscarán la manera de que el Ministerio de Salud les reponga algo, porque el paciente es un chofer de ambulancia contratado por la institución que ya tenía que haberse jubilado en 2020.

Él asegura que, encima, se contagió trasladando pacientes. Cuestionó al ministro Julio Mazzoleni por eso: “Sacó una resolución de que los de 65 años no podían ir a trabajar y él mismo no respetó, nos sentimos abandonados”.

Pasaron un mal rato

Familia de fallecido pensó que le robaron.

La joven Renata Amarilla contó a Diario EXTRA que en el hospital Ingavi del IPS les devolvieron las pertenencias de su padre fallecido tres días después, luego de un confuso episodio.

“Nos devuelven solo el bolsón con su ropa, el celular no nos dieron”, había denunciado ayer.

El 21 de enero, los funcionarios del hospital le dijeron a la esposa del paciente fallecido que el que anota cuáles son las cosas de cada uno no estaba y tenía que volver en horario de la mañana.

La familia creyó que las cosas no estaban porque alguien se las robó.

Luego de que el caso haya tenido repercusión en Twitter, ayer de noche llamaron a la familia desde el hospital para informar que tenían el celu y la radio y ya recuperaron todo. Fuente: Diario EXTRA

Compartir en: