El suplicio de padecer cáncer y no tener dinero para remedios. A veces no tiene para el pasaje y pide ayuda en los colectivos.

A pesar de su enfermedad, doña Irma González (45) sale casi todos los días a las calles a vender ricas tortas.

Padece cáncer de mamas desde hace dos años. Desde su casa situada en la compañía Aguapey de Coronel Oviedo (Caaguazú), Irma recorre unos 120 kilómetros hasta el hospital de Itauguá, donde sigue su tratamiento.

El sacrificado trayecto que debe soportar la lleva a rebuscarse para conseguir dinero, porque la gratuidad de la salud es puro cuento.

“Cuando me tengo que hacer la quimioterapia a veces no salen todos los remedios y me dan la receta para comprar, a veces hay de todo, pero otras no. Son muy caros, estoy luchando contra la enfermedad”, contó Irma.

Quimioterapia

Se siente cansada porque tiene que viajar en colectivo las veces que le toca hacerse la quimio.

“Hago lo que puedo, siempre pago pasaje para ir a Itauguá, a veces no tengo plata, me subo al colectivo y en el nombre de Jesús le pido a la gente para que me dé porque yo tengo que hacer mi tratamiento, yo también quiero vivir, quiero continuar viviendo”, dijo.

Vecinos la ayudan las veces que pueden

Irma contó además que tiene una hija de 23 años, que se siente muy apoyada por ella y por los vecinos que siempre le compran sus tortas, otras veces le toca hacer sorteos para poder tener algo de platita.

Algunas personas le donan tortas y otras veces, cuando se siente con ganas, ella misma las prepara y las vende a G. 2.000 o G. 3.000.

Marcos Sánchez es uno de los vecinos que está haciendo una campaña para recolectar dinero o alguna ayuda para la mujer.

El mismo alegó que la doña es demasiado guapa. “En vez de estar reposando, ella recorre el barrio para ofrecer sus productos, nosotros tratamos de comprar siempre que podemos para ayudarle”, contó. Si deseás ayudar a doña Irma, podés llamar al (0972) 727 575.

Difícil

Irma mencionó que a veces le cuesta mucho continuar, pero no le queda de otra que luchar por su vida. “El cáncer es una enfermedad demasiado cara”, dijo.

Otro pedido de ayuda

Necesitan pagar por el cajón de abuelito.

Don Pedro Romero(78), luchó por varios meses en una silla de ruedas. El abuelo pasó por varias situaciones incluso en junio del año pasado supuestamente fue drogado con clonazepam por sus hijas.

El señor quedó a cargo de Mirtha Romero, su hija menor quien lo cuidó hasta el final. Don Pedro falleció el domingo, pero a causa de un paro cardiaco. Mirtha no pudo pagar aún por el cajón, incluso no le quisieron entregar el cuerpo de su papá, pero luego de un acuerdo entregó G. 1.000.000. Si querés ayudar podés llamar al (0985) 318 900. La joven contó además que quiere donar la silla de ruedas que utilizaba su papá. Fuente: EXTRA

Compartir en: